miércoles, 19 de noviembre de 2014

Qué se mira en las Ecografías de cada Trimestre de embarazo.



Independientemente de si has decidido hacer un seguimiento de tu embarazo mediante el sistema nacional de la seguridad social o seguro privado, os voy a explicar en que consisten las ecografías que realizan en cada trimestre en los hospitales públicos.

Ecografía del Primer Trimestre:

Se realiza entre las semanas 11 y 13 de embarazo y en ella se hace un estudio del útero y los ovarios para descartar malformaciones, número de fetos y latido, anatomía y tamaño del feto (longitud céfalo-nalgas), traslucencia nucal, placenta, liquito amniótico y cordón umbilical, edad gestacional, marcadores cromosomáticos y riesgo basal que calculan según la eco y bioquímica (cribado) para descartar la trisonomía 21, 18 y 13.

Ecografía del Segundo Trimestre:

Es una de las ecos más importantes ya que sirve para descartar la mayoría de las  malformaciones fetales, se realiza entre las semanas 18 y 22 aunque el momento ideal es en la semana 20, en ella hacen un estudio de la cantidad de líquido amniótico y la situación y estado de la placenta, doppler de las arterias (para verificar el flujo de sangre que llega hasta la placenta), confirman el sexo del bebé, si se ve bien, anatomía fetal (miran cada uno de los órganos desarrollados con el objetivo de poder descartar alteraciones o defectos de la columna vertebral, diámetro biparietal, la longitud del fémur y otras partes del feto para evaluar su crecimiento, y otros signos indirectos de alteraciones cromosómicas.

*En el caso de que los sanitarios lo vean oportuno, pueden hacer un control más exhaustivo y realizar otra ecografía en la semana 28, sino, la siguiente será en la semana 32.

Ecografía del Tercer Trimestre:

Permite valorar el crecimiento y el bienestar fetal.

Se realiza entre las semanas 32 y 34 de embarazo y sirve para valorar el crecimiento de nuestro bebé y el bienestar fetal, en ella se mira el peso y tamaño del feto acorde con las semanas de gestación de ésta forma se diagnostica un crecimiento intrauterino retardado (CIR) o la existencia de un feto demasiado grande (macrosomía), anatomía del feto y desarrollo de sus órganos en esta etapa, permitiendo descartar malformaciones, estado, ubicación y grado de madurez de la placenta y de la cantidad de líquido amniótico, flujo de sangre a través de la placenta y el cordón umbilical para valorar el funcionamiento de la placenta, y por último posición y presentación (de cabeza o de nalgas).

La siguiente cita la tendréis sobre la semana 38 en monitores (las correas), así que cuando llegue el momento de hacérmelas ya os explicaré de que se trata.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

MAMIS EN PRÁCTICAS Template by Ipietoon Cute Blog Design