jueves, 19 de noviembre de 2015

Cuando el Parto no es como Soñabas...



Nadie dijo que el parto fuera un camino de rosas, es duro, el cuerpo tiene que hacer un trabajo increíble. El útero tiene que prepara y ayudar al bebé mediante las contracciones y amigas, eso duele muy mucho.

Pero al final llega la recompensa, y es tener a nuestro bebé en brazos.

Cuando estamos embarazadas y sobre todo  cuando ya falta poco para dar a la luz, pensamos en ese momento, y en que recibiremos a nuestro bebé con los brazos abiertos y nos lo pondrán en nuestro pecho, ese era mi sueño, había leído que ese momento es hiperbeneficioso para los dos en muchísimos aspectos, y era lo que esperaba.

Pero a veces en un solo momento todo cambia, y lo que en principio era un parto vaginal, de repente se convierte en cesárea de urgencia por desprendimiento de placenta y piensas que en el momento más importante de tu vida, tu cuerpo te abandona, lo que al final se convertirá en tres horas interminables de separación y comienzo retardado en la lactancia.

Aunque al final todo salió bien con final feliz, ese momento pesa mucho a nivel psicológico y muchos meses después tengo un recuerdo agridulce del parto.


Esperemos que algún día en nuestro país cambie el protocolo de las cesáreas y puedan estar madre e hijo juntos desde el principio, porque está claro que es una operación que salvas vidas, pero tiene un componente emocional enorme que causa estragos en la madre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

MAMIS EN PRÁCTICAS Template by Ipietoon Cute Blog Design