miércoles, 9 de marzo de 2016

→Mi Experiencia con la Preeclampsia←



Durante el embarazo leemos mucha información sobre los cuidados y enfermedades que pueden acechar en esta etapa, una de ellas y que quizás podemos ver difícil que nos toque es la preeclampsia, ya que se presenta alrededor de 3 a 7% de todos los embarazos (por lo que podemos ver poco probable).

Pues yo entré dentro de ese porcentaje (y sin embargo la lotería y no me toca). Para las que no lo sepáis se presenta cuando una mujer embarazada tiene hipertensión arterial y proteína en la orina después de la semana 20 de gestación, aunque puede ser detectada en la ecografía de la semana 12 , MUY IMPORTANTE, en esta eco os deben mirar las arterías uterinas, sino no lo hace el tocólogo, antes de acabar la revisión se lo debéis de comentar (en mi caso no las miraron), y desde esta semana en tratamiento con Adiro podéis llevar un embarazo a término.

La causa exacta de la preeclampsia no se conoce, y yo no tenía atecedentes familiares (mi madre) que la hubiesen sufrido, ni hipertensión, ni diabetes etc…  por lo que nada me hacía sospechar.

En la eco de la semana 20 fui donde me detectaron hipertensión en una arteria uterina, ya que en la imagen se observan unos picos de flujo raros (lo explico en plan sencillo), y la tocóloga dejó caer que me observara la tensión arterial, ahí fue donde llegó mi sospecha y lo que me hizo ir a un ginecólogo de pago y me prescribió una pastilla diaria de Adiro hasta el final de embarazo y que me tumbase una hora después de cada comida sobre el lado izquierdo, para que le llegase bien el alimento al bebé.

En las siguientes ecografías la artería mejoró, tenía buen flujo y todo iba perfecto gracias a las pastillas, pero en la semana 37 tuve que dejarlas para realizar el último análisis de sangre, que en mi caso lo retrasamos a la semana 38 (por mi historial).

Acabando la semana 38 comenzó a elevarse la tensión hasta llegar a la temida cifra de 14/9, después de una visita a urgencias y recetarme Aldomet (hipertensivo), la tensión seguía subiendo, y una análisis de orina reveló la presencia de proteína en la orina, por lo que me dejaron ingresada para provocarme el parto por preeclampsia, en horas las tensión seguía subiendo hasta 15/11 y comenzó a desprenderse la placeta, por lo que acabé en cesárea de urgencia.

Aunque fue un susto enorme, todo acabó muy bien, mi pequeño nació sano sin ningún problema  y yo justo después de dar a luz volví a tener la tensión baja.


En mi caso no tuve síntomas durante el embarazo gracias a las benditas pastillas, pero puede haber algunas claves, os dejo un enlace a una web muy interesante para tener bastante información del tema y prevenir.

La parte positiva si es detectada a tiempo es que con un buen control ginecológico el bebé estará lo suficientemente desarrollado (casi siempre a las 37 semanas o después), para provocar el parto antes de que la preeclampsia empeore.

Los signos y síntomas de preeclampsia desaparecen por completo 6 semanas después del parto,  y el momento más crítico para la madre son las 48 horas siguientes de dar a luz, pero no tiene porque pasar absolutamente nada. 

Después de todo esto he vuelto a hablar con mi ginecólogo y me ha confirmado que las mujeres que han sufrido preeclampsia, tiene un 60% de posibilidad de que se vuelva a desarrollar de nuevo en un siguiente embarazo.

Espero que os sirva mi experiencia y que controléis vosotras mismas todo el tema en casa y con el gine.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

MAMIS EN PRÁCTICAS Template by Ipietoon Cute Blog Design